INICIO

Pronto más información…

UNION FEMENIL BAUTISTA MISIONERA DE CHILE

Me dirijo a ustedes, mis amadas Uniones Femeniles, con gozo y bendición de mi Dios. Finalizamos el año 2016, que se presentó lleno de desafíos y complejidad en muchos aspectos, en lo personal, familiar, ministerial, con altos y bajos pero aun así, la promesa del Señor se cumplió a cabalidad… “estaré contigo en donde quiera que vayas”. Descansando en esta misma promesa, de nuestro buen Padre Celestial, es que les invito a que Pág 3 Saludo Presidenta.JPGcon confianza abramos la puerta de par en par al año 2017 y nos dispongamos en las manos del Señor para llevar a cabo las tareas que nos encomiende a cada una de nosotras la Unión Femenil Bautista Misionera de Chile. En donde quiera que nos encontremos en esta larga y angosta faja de tierra, haciendo nuestro el Énfasis del año, “Levántate y resplandece en la Unidad”, un énfasis desafiante en un mundo  individualista, por lo que tendremos que marcar la diferencia, en tu hogar con tu familia, en tu Congregación con tus hermanos en la fe, con tus amigos y en donde quiera que vayas o te encuentres. Recordemos que los tiempos son difíciles, el pecado abunda, la decadencia espiritual es notoria, por lo que debemos estar alertas velando en oración, unidas en servicio y en la búsqueda constante de la gracia de Dios. Que nuestro amado Dios nos fortalezca, para que a partir de ahora hagamos nuestro el ministerio de Reconciliación que el Señor nos ha encomendado cuando nos reconciliamos con Él. Nos lo recuerda en el texto lema para este año 2017 “Y todo esto proviene de Dios, quién nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación” 2da Corintios 5:18

María Ester Belmonte Roa (Presidenta Nacional UFBM)

8f0e35e40584095c35cfe469be31a749

2017

Énfasis: ¡Levántate y Resplandece en la Unidad!

Objetivo: “Que las mujeres, mediante Cristo,

seamos puentes para reconciliación”

Lema:“Siendo puentes en nuestro tiempo”

Texto Lema: “Y todo esto proviene de Dios,

quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo,

y nos dio el ministerio de la reconciliación” 2° Corintios 5:18